martes, 11 de junio de 2013

Cómplices de vida…

He aprendido que nadie se cruza en mi camino por casualidad, todo tiene su razón de ser.

A lo largo o corto de mi vida, me he cruzado en el camino con personas y cada una de ellas han dejado huella en mí.

Mis cómplices, como los llamo yo, son amigos que me invitaron a formar parte de su vida.

A ellos tengo mucho que agradecer, me han dado el regalo de la amistad desinteresadamente. Afortunada soy de tenerlos, en momentos y etapas diferentes de mi vida.

Ellos han abierto sus oídos para escuchar cuando he tenido que exteriorizar mis sentimientos, me han brindado un hombro para que yo encontrara consuelo, me han brindado consejo y pautas básicas a seguir en este duro andar de la vida, han sido cómplices de mis locuras y hasta han estado ahí sin yo haberme dado cuenta.

Unos han sido fugaces, otros han estado por un tiempo más largo, hasta que la vida misma se encargó de llevarnos por caminos diferentes, y por supuesto están mis cómplices los que me acompañaran toda mi vida.

No importa por cuanto tiempo vivamos en complicidad, porque siempre vivirás en mi…… todos han sido, son y serán poemas vividos.

 
Yo estaré atenta para mirar, escuchar y disfrutar la presencia del amigo.
Vanessa Carvajal.

2 comentarios:

Ernesto. dijo...

Hasta aquí llego por hoy Vanessa. Palabras vivas, palabras de vida todas ellas... La vives y la defines muy bien.

Un abrazo.

una estrella en el ocaso dijo...

Así es Ernesto, vivo la vida intensamente, ella vibra en mí.

Publicar un comentario