viernes, 18 de octubre de 2013

...un vuelo hacia la libertad.

¿Qué hace falta para ser feliz?

Un poco de cielo azul encima de nuestras cabezas, la tibia caricia de un amor, el grato aroma del mejor alimento, el aire puro que se respira y la paz que debe reinar dentro de nosotros mismos.
Esta pregunta la planteo un amigo, mi respuesta es un poquito larga, que decidí usarla para entrada en mi blog.

Respuesta/

Pienso yo, acaso observar cada mañana hacia el horizonte, esperar cada tarde el ocaso, admirar la inocencia de los niños, escuchar la música que te da serenidad, tal vez compartir instantes con familiares y amigos que te roban sonrisas y más risas, igual, mi apuesta es por la paz que debe reinar dentro de nosotros.
 
 
Todos tenemos necesidades diferentes, conforme vamos creciendo también son diferentes los motivos y circunstancias que nos hacen felices.

Las vivencias y experiencias nos dan conocimiento y sabiduría para ir modificando nuestro pensamiento y comportamiento, hoy no pienso igual que hace veinte años atrás, ni me hacen felices las mismas cosas que en ese entonces, hoy mis gustos y necesidades son otros, sé que dentro de veinte años pensare y sentiré diferente, y mis gustos y necesidades serán también otros.

Estamos en una constante evolución, yo al menos trato de aprender algo nuevo todos los días, al leer un mensaje, el escuchar una opinión, lo que miro en el actuar de las personas con las que interactuó… siempre me dejan una enseñanza, el día de ayer tuve mi más reciente lección.
 

Es una de las cosas por la que me siento muy agradecida con la vida, por lo que me regala; cada vez que advierto que se generó un cambio en mí, para mejorar, siento que es un triunfo y siento mucho bienestar al saber que tuve la osadía en tomar el control y generarlo.
 
Es así, con convencimiento deje que aires ascendentes, planearan mis alas, que me condujeron en un vuelo hacia la libertad, donde soy y dejo ser.
La libertad me dio el poder de elegir como quiero ver el mundo, siento que esto es lo que hace falta para ser feliz… ser libre.
La libertad te deja ser, te impulsa a hacer las cosas que te apasionan, a complacerte a ti y no a los demás, te enseña amar lo que el otro es y lo que tiene para ofrecerte, aprendes que lo que tienes y cada momento es suficiente, y aún más para ser feliz.

Sólo hasta entonces, podremos seguir agregando detallitos para que sea la culminación de la felicidad completa, cada quien sabrá, cual es el ingrediente especial que hace de su vida ordinaria, algo extraordinario.

Vanessa Carvajal.
 


 
 

 

 
 


 
 

 

martes, 15 de octubre de 2013

… será más fácil

Está claro que cada ser es diferente en cada aspecto y reacciona diferente en cada suceso que nos presenta la vida; dos o más personas pueden vivir un mismo acontecimiento, observar un mismo escenario, al mismo o en diferente tiempo, pero cada uno individualmente pensara y sentirá emociones en niveles en mayor o menor grado.





Cuando percibamos que esto sucede porque unos son más fuertes y otros más débiles de carácter, que algunos pueden controlar con más facilidad las emociones que otros y que a otros se le es más fácil reflexionar con la luz interior que ha desarrollado.

Cuando aceptemos que nadie tiene el mismo nivel de capacidad de pensar y sentir… será más fácil comprender y habremos dado un paso en nuestro crecimiento interno, porque estaremos respetando a nuestro igual; desarrollaremos la capacidad de expresarnos y dirigirnos, a guardar silencio entendiendo que no somos dueños de la verdad.





Solo entonces… aprenderemos a respetar y todo será más fácil para nosotros.


Vanessa Carvajal.